obras biografia laminas/encargos contacto

REMTextosHome


DANIEL SUEIRAS en la Sala Rivadavia. LA VIDA ES SUEÑO

BR: ¿Llevas mucho dedicado al Arte?

D.S: Creo que fue hacia los diecisiete años que comencé a valorar la idea de dedicarme a las artes plásticas con seriedad. Con aquella edad yo vivía en Estados Unidos. Nunca conseguí adaptarme a aquella sociedad, ni a los hábitos y costumbres y pasé muchas horas solo. En la escuela tuve una profesora de arte que me dedicó mucha atención, pues creyó que podría tener posibilidades en el campo del arte. Así pasé largas temporadas encerrado investigando y proyectando mis frustraciones sobre el papel y el lienzo. Desde entonces siempre he pensado que no hay mejor psicólogo que un lienzo en blanco.

BR: ¿Cuáles son las fuentes? ¿De donde bebe la figuración de Daniel Sueiras?

D.S: Se cual es el arte que más me impresiona pero no sabría decir en que medida influye en mis creaciones. Bacon es un pintor que me sobrecoge y fascina, algo parecido me ocurre con Saura. Hockney es muy diferente, pero también me gusta sobremanera. La escultura y arquitectura del Egipto faraónico son casi seguro de enorme influencia en mí, por su rigidez y sobriedad lo cual confiere al arte un carácter más profundo, casi espiritual, ya que elimina aspectos innecesarios que confunden y distraen.
Hace poco descubrí las obras de H.C. Westermann y me parecieron fabulosas. El cine , el teatro y la fotografía son otras influencias muy poderosas, en cuanto a lo que a luz y composición se refiere.

BR: En otras obras tuyas hemos visto que conviven seres humanos, animales y electrodomésticos, ¿Cómo casan estas tres realidades?

D.S: Bueno todo parte de mi visión del ser humano como parte integrante de la naturaleza. En mi opinión el ser humano está prácticamente alienado de su entorno natural…Vivimos en ciudades que son prolongaciones de nosotros mismos y pensamos que somos diferentes al resto de seres vivos, normalmente nos consideramos mucho mejores, incluso muchas personas consideran que el mundo, los animales, las plantas…están ahí para nosotros. Yo, sin embrago, siento en cierto grado inferioridad cuando observo a los animales o las plantas, como parece que sentían los primeros hombres que habitaban las cavernas y detallan con perfección a los animales en sus pinturas mientras evitaban definir sus propios rostros. Los seres humanos consideramos nuestra inteligencia como una enorme prueba de superioridad que hace cualquier comparación incuestionable. Sin embargo no percibimos la inteligencia como un mecanismo de supervivencia igual que para el toro puedan serlo las astas o para el erizo las puas, simplemente un método para adaptarnos al medio.
Yo veo al hombre como a un ser que no termina de estar integrado ni de pertenecer a ningún sitio, con enormes luchas internas entre los que es su consciencia y su subconsciente, un carrom tirado por dos caballos que quieren ir en direcciones distintas.
En la mayoria de las obras que estuve realizando hasta ahora planteaba precisamente esa lucha interna del ser humano, de ahí que representase personas frente a animales o, por poner un ejemplo, a un rinoceronte frente a una furgoneta, por ser una prolongación de l inteligencia del hombre, de su raciocinio y su capacidad conceptual en definitiva. El rinoceronte es el subconsciente en estado puro, naturaleza salvaje, y, la furgoneta, por ser una prolongación de la inteligencia del hombre, viene a ser una materialización de la consciencia. Los coloco uno frente al otro en un intento de que el espectador asocie las ideas, los sentimientos que producen cada uno de los elementos y se lleve una sensación parecida a la que yo me llevo del interior de un ser humano. De ahí que los cuadros, como has comentado alguna vez produzcan sensación de desasosiego e inquietud. Para mí es todo un logro llegar a conseguir ese efecto en el espectador, por eso me agrada que me digan que los cuadros de esa época no son agradables, sino más bien inquietantes, agobiantes incluso. Sí produjesen sensaciones agradables sería señal de que estaba haciendo algo mal….

Entrevista de F. Mármol a Daniel Sueiras para Boletín Rivadavia

 

© 2009-2015 Daniel Sueiras Fanjul | info@danielsueiras.com

Diseño y Programación: www.carolinacasanovas.com